Saltar al contenido

La Iglesia Ortodoxa Rusa del Extranjero en Argentina

La primera avanzada de rusos en la Argentina, exceptuando a los miembros de las misiones diplomáticas, fue de parte de la Iglesia Rusa.

Las relaciones diplomáticas entre Rusia y Argentina se establecieron el 22 de octubre de 1885. Tres años más tarde, llegaron a la Argentina los primeros representantes de la Iglesia Ortodoxa Rusa. Por un decreto del Zar Alejandro III, del 4 de junio de 1888, se instituyó en Buenos Aires la primera Comunidad (Parroquia) Ortodoxa en el continente sudamericano, a pedido de inmigrantes ortodoxos griegos, sirios, libaneses, rumanos y yugoslavos (serbios, montenegrinos, dálmatas, bosnios etc.). Este pedido fue dirigido al Zar de Rusia en su calidad de Protector del pueblo ortodoxo en toda la «Ecúmene» (Universo), función que era propia de los Emperadores cristianos ortodoxos, desde San Constantino el Magno.

ptotopresbitero Constantino Izraszov

La primera Santa Misa, según el rito ortodoxo, fue oficiada en Buenos Aires por el padre Miguel Ivanov, el 1 de enero de 1889, según el calendario occidental. Esta primera iglesia ortodoxa en este continente era muy modesta y estaba instalada en dos habitaciones de una casa alquilada en la ciudad de Buenos Aires. Tenía un iconostasio móvil, enviado desde Madrid por la iglesia de la embajada rusa en España. Luego de aproximadamente un año y medio, el Padre Miguel Ivanov fue llamado de regreso a Rusia y, en su lugar, fue enviado el Padre Constantino Izraszov, con status oficial de «Agregado a la embajada imperial de Rusia», por encontrarse esta iglesia en jurisdicción del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

El padre Constantino advirtió de inmediato la necesidad de construir un templo en un terreno perteneciente a la Iglesia Ortodoxa Rusa. A tal fin, solicitó a sus superiores permiso para promover una colecta entre su grey multiétnica y entre sus relaciones en Rusia. Así, logró comprar un terreno en la calle Brasil 315, frente al parque Lezama. La colocación de la piedra fundamental del nuevo Templo se realizó el 6 de diciembre de 1898. La bendición e inauguración del Templo, bajo la advocación de la Santísima Trinidad, se realizó el 6 de octubre de 1901, en presencia del Presidente de la República, general Julio A. Roca, los ministros del Gobierno Nacional, el cuerpo diplomático y destacados representantes de la sociedad argentina. Mientras tanto, a la Argentina empezaron a llegar los primeros inmigrantes rusos. Luego de la Revolución comunista en Rusia, el Padre Constantino fue designado, en el año 1926, por la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero administrador de todas las parroquias ortodoxas rusas en América del Sur.
En el año 1948, el padre Constantino Izraszov, como representante de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero, obtuvo del Gobierno del general Juan Domingo Perón un permiso especial para la entrada al País de 10.000 exiliados rusos desde la Europa. Así, después de la Segunda Guerra Mundial, empezó el segundo éxodo de exiliados rusos hacia la Argentina. La mayoría vivía antes de la Segunda Guerra Mundial en Yugoslavia, y algunos en otros países europeos (Francia, Checoslovaquia etc.). También hubo nuevos refugiados de la URSS. Es conveniente subrayar que todos los miembros de esta ola de rusos llegaron a la Argentina en calidad de refugiados de guerra, bajo la protección de las Naciones Unidas, habiendo pasado previamente un riguroso control para obtener el status de «personas desplazadas» («displaced persons»). Con este grupo de exiliados vinieron al País un arzobispo y más de una decena de sacerdotes de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero. Muy pronto se alquilaron espacios y se construyeron iglesias, para poder organizar una vida religiosa regular, como provincia eclesiástica de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero, con sede central en Nueva York.

 Esta diócesis argentina de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero fue constituida en 1947 y registrada en el año 1948 en el Registro de Cultos del Ministerio de Relaciones Exteriores y Cultos como «Iglesia Ortodoxa Rusa de la Argentina», bajo el № 119. La colectividad rusa blanca creó en la región metropolitana de Buenos Aires muchas organizaciones sociales, además de una sólida estructura eclesiástica, eje central de la vida rusa en exilio. En la ciudad de Buenos Aires, en los años 1957-1960, fue construida la Catedral diocesana, sede del obispado, en la calle Núñez 3541.

Se construyeron también templos rusos en las localidades de Ituzaingo, Villa Ballester, Temperley, Quilmes, Ing. Maschwitz, Villa Diamante, Abasto, La Bolsa (Córdoba) y San Carlos de Bariloche (Río Negro).
El Santo Sínodo de Obispos de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el extranjero, con sede en Nueva York, restableció en el mes de mayo del año 2007 las relaciones canónicas de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero con el Patriarcado de Moscú, que habían sido interrumpidas en el año 1927, durante la época del comunismo. Tal restablecimiento se logró luego de un largo proceso de negociaciones, determinándose la completa autonomía administrativa y económica de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el extranjero. Este proceso comenzó en septiembre del año 2003, cuando el Presidente de Rusia, V. V. Putin, visitó la sede del Santo Sínodo de Obispos de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero, con sede en Nueva York, para entregar a su Presidente, Metropolitano Laurus, una carta del Patriarca de Moscú, con una invitación para iniciar los pasos para una reconciliación. Así, el día jueves 17 de mayo de 2007, fecha en que, en este año, se celebraba la fiesta de la Ascensión de N. S. Jesucristo, en el principal templo de Rusia, la Catedral del Cristo Salvador en Moscú, se celebró un solemne acto con motivo de la firma del «Acta sobre la Comunión Canónica en la Iglesia Ortodoxa Rusa», por el Patriarca de Rusia, S. S. Alexis II y por S. E. Metropolitano Laurus, primado de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero, en presencia del Presidente de Rusia V. Putin. Es importante mencionar, que la Asamblea general de fieles de esta Parroquia, ya en el año 1949, expresó que la Comunión canónica se efectuaría, cuando en Rusia volvieran a tañir las campanas de las iglesias.

El Patriarca Alexis II de Toda Rusia y el Metropolitano Láurus, Primado de la Iglesia Rusa Extranjera en mayo de 2007.

Lamentablemente, algunos miembros de la Diócesis Argentina no acataron dicho acuerdo sobre la Comunión Canónica y se pasaron a la jurisdicción de un ex obispo residente en Ucrania. Dicha postura no fue aprobada por ninguna Iglesia Ortodoxa del mundo.

(Bajo la Cruz del Sur. Boletín parroquial de la Catedral de la Resurrección de N. S. Jesucristo,
de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Argentina
).