Saltar al contenido

Parroquia del Juicio Final

El tercer domingo del periodo del Triódion la Iglesia conmemora el Juicio Final. En nuestra Diócesis en los años 50 apareció una parroquia dedicada a ese Gran Evento en la historia universal. Entonces en las afueras de la ciudad de La Plata, al lado de la estación Abasto se formó una colonia rusa de unos 80 terrenos, compradas por los inmigrantes nuevos, que llegaron a Argentina después de la Segunda guerra mundial. Según lo describe el sacerdote ruso padre Nikolay Masich, en su informe a Su Eminencia Arzobispo Ioasaf en 1952, un ciudadano de Abasto donó a la colectividad rusa 500 metros cuadrados del terreno en la calle 515 para la construcción de la futura iglesia. Se formó una parroquia, encabezada por el padre N. Masich quien primeramente inició oficiar servicios en la casa de V. Dubrov.

Dos años después, en 1954 el padre Nicolay escribe otra carta a Monseñor Ioasaf, en que aclara y asegura a Su Eminencia que la capilla en Abasta es de verdad dedicada y tiene nombre del Juicio Final. Ese nombre fue elegido en la primera reunión de los parroquianos, cuando todos estuvieron pensando que dedicación se puede dar a la iglesia así que su fiesta parroquial siempre sea un día no-hábil y que no coincida con los nombres de otras iglesias rusas en Argentina.

Los feligreses rusos contemporáneos recuerdan que buenas fiestas organizaban en la capilla cada año en la Semana de Maslenitsa, es decir en las vísperas de la Gran Cuaresma: llegaba mucha gente, ponían mesas con panqueques rusos. Esas reuniones festivas anuales las gustaba en particular el padre Vladimir Skalon ( 1923-2009).

El estado en que están manteniendo la capilla los conquistadores actuales

Por desgracia, actualmente la capilla no funciona, las llaves están atrapadas por un ex sacerdote, prohibido en ministerio. Pero en el Juicio Final todas las acciones incorrectas en cuanto a la propiedad eclesiástica serán juzgadas de manera muy estricta. » Así sea. ¡Ven, Señor Jesús!» (Apocalipsis 22:20).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *