Skip to content

Dos fiestas de La Natividad de la Madre de Dios en Buenos Aires

La Fiesta de la Natividad de la Virgen María es la fiesta parroquial de la Catedral Ortodoxa Serbia en Buenos Aires, por eso ahí el domingo 20 del Septiembre se celebró una Divina Liturgia Episcopal. S. E. Juan Obispo de Caracas y Sudamérica de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero fue invitado por S. E. Kirilo Obispo de Buenos Aires, Sur y Centro América de la Iglesia Ortodoxa del Patriarcado Serbio. También concelebró S. E. R. Santiago, Metropolita de Buenos Aires y Argentina de la Iglesia Ortodoxa del Patriarcado Antioqueno.

De parte del clero concelebraron el presbítero Esteban Jovanovich, secretario de la Diócesis, el presbítero Milenko Ralevic, el hierodiácono Ignacio (de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero) y el hierodiácono David.

Debido a la situación por la Pandemia, la Liturgia fue transmitida en vivo para que los feligreses puedan desde sus casas participar y unirse en oración.

Luego de la lectura del Evangelio, dio el sermón Monseñor Santiago y dijo en relación a la Madre de Dios nacida de sus santos padres Joaquín y Ana:

San Juan Damasceno dice que la Virgen María no sólo era el fruto natural de dos personas sino también y mucho más, fue el fruto espiritual. Cuando vamos a hacer una familia, con hijos e hijas, la espiritualidad de cada uno de los padres es una parte con la que formarán la personalidad de sus hijos. Cuando esta familia vive una vida espiritual, los niños reciben la bendición de Dios. Una madre cuando es embarazada y tiene dolores, el niño siente esos dolores. Y cuando la madre recibe la bendición de Dios, los niños también perciben esa gracia. Por eso en nuestra Iglesia no podemos aceptar el aborto. Es matar una vida desde su comienzo. Así como el comienzo de un río es una fuente, sin fuente no tenemos río. Así, si matamos el comienzo de una vida, matamos una vida completa. La vida no es decisión nuestra, es decisión de Dios. El hombre da el cuerpo en el nacimiento, pero Dios da el alma y por eso el hombre no tiene autoridad para matar. Por eso si una persona quiere formar una familia llena de la bendición de Dios, debe saber que el comienzo es su propia vida en Dios, su propia espiritualidad. Si tenemos una vida llena de Dios, nuestra familia e hijos serán llenos de Dios. Que todos ustedes tengan una vida llena de bendición, por las oraciones de la Virgen María”, dijo el Metropolita Santiago.

Finalizada la Liturgia se realizó el Oficio de la Slava (un rito muy antiguo serbio), en el cual se cortó el Pan de la Slava. Este año el Pan y el Zito de la Slava fueron hechos por la sra. Jela Bacovic, Embajadora de Serbia en la República Argentina. Como es la tradición, cada año un feligrés se ofrece para ser el “Kum”o “Padrino” de la Slava del año que viene, y el año siguiente los preparan, el Pan y El Zhito (tipo del cólivo).

Luego tomó la palabra Monseñor Kirilo y agradeció a los Obispos por participar de la festividad y también hizo una mención de agradecimiento al Jefe de Gobierno porteño, el sr. Horacio Larreta, por sus palabras en su última conferencia de prensa del pasado viernes donde dijo que los integrantes del gobierno porteño “se ocupan del bienestar integral de las personas y dentro de eso el bienestar espiritual y la práctica religiosa es muy importante, más aun en situaciones de incertidumbre como ésta” por lo cual habilitarán un protocolo nuevo, con oficios en la Ciudad con no más de 20 personas.

También el Obispo Kirilo dijo que “nuestra fe siempre es probada con distintas tentaciones, con enfermedades y con la muerte. Los cristianos no debemos temer, porque Dios resucitó de los muertos y Él con su resurrección venció a todas las enfermedades de nuestra naturaleza, incluso la más terribles de las enfermedades: la misma muerte. Rezamos a Dios que por las oraciones su la Santa Madre, nos libere rápidamente de esta enfermedad y que nuestra vida sea en la plenitud del cristianismo”, concluyó Vladika Kirilo.

El Obispo Juan agradeció a Monseñor Kirilo la invitación y saludó a todos por la festividad.

Fuente: iglesiaortodoxaserbiasca.org

Aquí pueden ver la fotogalería de la fiesta.

13 días antes de la fiesta en la Catedral serbia, el 7 de septiembre por la tarde, la Fiesta del Nacimiento de la Madre de Dios fue celebrada en la Catedral Ortodoxa Antioquena de San Jorge en Buenos Aires (según el Calendario Nuevo o Gregoriano). Fue celebrada una liturgia vespertína, justo después de la Vigilia (en las vísperas de la Fiesta misma, como se hace en algunas iglesias ortodoxas.) Los mísmos obispos ortodoxos de Buenos Aires S. E. O. Kirilo, S. E. R. M. Santiago y S. E. Juan Obispo de Caracas y Sudamérica concelebraron con el protopresbítero Gabriel Coronel de la Iglesia Antioquena, y los presbíteros Esteban Jovanovich y Milenko Ralevic de la Iglesia Serbia. 

Su Eminencia Obispo Juan dijo en Su palabra, que debido a esa diferencia entre los calendarios Nuevo y Viejo, podemos tener esa posibilidad de oficiar en varias iglesias, aprovechando la Unión canónica en nuestra Fe.

Luego de la Liturgia, Monseñor Santiago agradeció a los invitados por haber venido a concelebrar y rezar en unidad y canonicidad.

Y el día mismo de la fiesta según el calendario Juliano, el 8/21 del Septiembre, se celebró la Divina Liturgia en nuestra catedral de la Resurrección del Señor, con la transmisión en la página diocesana en el Facebook.

ícono de la Natividad de la Madre de Dios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *