Skip to content

San Pantaleón

El 9 de Agosto, conmemoramos al Santo Gran Mártir y Sanador Pantaleón, según el antiguo calendario. En este tiempo de pandemia es muy importante acudir a los Santos médicos y pedirles su ayuda u protección. Después del relato sobre la vida del Santo Pantaleón les ofrecemos una oración a el y al Señor Jesucristo que podemos rezar sobre la curación de enfermos.

El Gran Mártir y Sanador San Pantaleón nació en la ciudad de Nicomedia, era de la familia del ilustre pagano Eustorgios, y le dieron el nombre de Pantaleón. Su madre era la Santa Eubula era Cristiana. Ella quería criar a su hijo en la fe Cristiana pero murió cuando su hijo era un niño. Su padre envió a Pantaleón a las escuelas paganas y después el joven estudio medicina en Nicomedia bajo el distinguido medico Eufrosino. Pantaleón capto la atención del emperador Maximiano quien lo quiso nombrar como el médico de su corte cuando finalizara sus estudios.

Los hieromártires Hermolaos, Hermippo y Hermocrates habían sobrevivido la masacre de 20,000 Cristianos en el 303 y se encontraban escondidos y viviendo en secreto en Nicomedia. San Hermolaos vio a Pantaleón varias veces cuando el venia a la casa donde ellos vivían escondidos. En una ocasión el sacerdote invito al joven a visitarlos y le hablo sobre el Cristianismo. Después de esto Pantaleón continúo visitando a San Hermolaos diariamente.
Un día el Santo se encontró a un niño muerto en la calle. El había sido mordido por una víbora de gran tamaño que estaba todavía al lado del cuerpo del niño. Pantaleón comenzó a rezar al Señor Jesucristo pidiéndole que reviviera al niño y destruyera la víbora venenosa. El resolvió que si sus oraciones fueran cumplidas, el se encomendaría a seguir a Cristo y recibir el bautismo. El niño revivió y la víbora venenosa murió ante los ojos de Pantaleón.
Después de este milagro, Pantaleón fue bautizado por San Hermolaus con el nombre de Pantaleón (que significa todo-misericordioso). Cuando el padre de San Pantaleón presencio a su hijo sanar a un ciego invocando a Cristo en sus oraciones, el creyó en Cristo y fue bautizado por San Hermolaus junto al hombre que recupero la vista.
Al morir el padre de San Pantaleón, el se dedico por completo a los desamparados, los enfermos y los desafortunados. El siempre acudía a todos los que necesitaban su ayuda sin cobrar por sus servicios, los sanaba en el nombre de Jesucristo. El visitaba a los prisioneros. Muchos de ellos eran Cristianos y les sanaba sus heridas. En poco tiempo las noticias de este médico bondadoso se conocieron por toda la ciudad y los habitantes comenzaron a dejar de asistir a los otros médicos, acudiendo a San Pantaleón.
Los médicos envidiosos le contaron al emperador que San Pantaleón estaba sanando a los prisioneros Cristianos. Maximiano insistió que el Santo refutara las acusaciones y ofreciera sacrificios a los ídolos. El Santo se confesó como Cristiano y le propuso al emperador que trajeran un enfermo incurable y sin esperanzas a su presencia para que sus médicos invocaran a sus dioses por el enfermo y San Pantaleón haría lo mismo a su Dios para curarlo. Trajeron a un hombre que estaba paralizado por mucho años y entonces los sacerdotes paganos que conocían el arte de la medicina invocaron a sus dioses sin tener éxito. San Pantaleón ante los propios ojos del emperador sano al paralítico llamando el nombre de Jesucristo. El furioso Maximiano ejecuto al hombre que había sido sanado y entrego a San Pantaleón a los verdugos para que fuese torturado con ferocidad.
El Señor se le apareció al Santo y le dio fuerza antes de recibir sus sufrimientos. Los torturadores lo colgaron de un árbol y le desgarraron su piel con ganchos de hierro, le quemaron su cuerpo y lo estiraron en una plancha, lo arrojaron a un barril de alquitrán hirviendo y lo lanzaron al mar con una piedra atada a su cuello, durante estas torturas, el mártir se mantuvo ileso y denuncio al emperador.
Durante este tiempo los sacerdotes Hermolaos, Hermippo y Hermocrato fueron llevados también ante la corte de los paganos. Los tres confesaron su fe en El Salvador y fueron decapitados al instante.
Por las órdenes del emperador, llevaron al Gran Mártir Pantaleón al circo para ser devorado por las bestias salvajes. Los animales llegaron a él, se echaron ante él y le lambieron sus pies. Los espectadores exclamaron «¡Grande es el Dios de los Cristianos!» El enfurecido Maximiano dio órdenes a sus soldados para apuñalar con la espada a cualquiera que glorificara a Cristo y para que le cortaran la cabeza al Gran Mártir Pantaleón.
Los verdugos llevaron al Santo al lugar de su ejecución y lo ataron a un árbol de olivos. Mientras el Santo oraba, uno de los soldados lo lanzo con una espada y la espada se suavizo como si fuera hecha con cera sin hacerle daño. El Santo concluyo sus oraciones y una Voz se escucho en las alturas invocando el pasífero por su nuevo nombre, convocándolo al reino celestial.
Escuchando la Voz, los soldados cayeron de rodillas antes el Santo mártir pidiéndole perdón. Ellos se negaron cumplir con sus órdenes, pero San Pantaleón les dijo que cumplieran la orden del emperador, porque si no lo cumplen ellos no compartirán con el en la vida futura. Los soldados con lágrimas se despidieron del Santo con un beso.
Cuando el Santo fue decapitado el árbol de olivo donde su cuerpo estaba atado se cubrió de frutas. Muchos de los testigos que estaban presentes creyeron en Cristo. El Santo cuerpo fue arrojado a la hoguera pero se mantuvo ileso y entonces los Cristianos le dieron sepultura a sus restos. Los sirvientes de San Pantaleón Lorenzo, Basos y Probos presenciaron estos actos y también escucharon la Voz del cielo. Ellos redactaron la vida y los sufrimientos del Santo.
Porciones de las Santas reliquias del Gran Mártir Pantaleón fueron dispersadas por todo el mundo Cristiano. Su venerable cabeza se encuentra hoy en día en el monasterio Ruso de San Pantaleón en el Monte Athos.
La veneración del Santo mártir en la iglesia Ortodoxa Rusa era ya conocida en el siglo doce. El príncipe Izyaslav quien fue bautizado con el nombre de Pantaleón llevaba la imagen de su santo protector en el casco. Por la intercesión del Santo el permaneció vivo durante una batallas en el año 1151. En la fiesta del Gran Martir Pantaleon, las fuerzas Rusas tuvieron dos victorias navales sobre los Suecos (en 1714 cerca de Hanhaus y 1720 cerca de Grenham).
San Pantaleón es venerado en la Iglesia Ortodoxa como un poderoso santo y el protector de los soldados. Este aspecto de su veneración está reflejada en su nombre, Pantaleón que significa «en todo un león» y Pantaleón su nombre bautismal que significa «todo-misericordioso» se refleja en su veneración como sanador. La relación entre estos dos aspectos de la vida del Santo es aparente en que los soldados quienes reciben heridas más frecuente que otras personas, y necesitan más de médicos sanadores. Los Cristianos que son guerreros de batallas espirituales también recurren al Santo pidiéndole sanación por sus heridas espirituales.
El Santo Gran Mártir y Sanador Pantaleón es invocado en el misterio de la unción de enfermos, al bendecir las aguas y en las oraciones de sanación para los enfermos.
La fiesta del Santo Mártir y Sanador San Pantaleón, es celebrada como fiesta patronal en el monasterio Ruso de Monte Athos. La post-fiesta comienza ocho días antes de la fiesta con vísperas, moliebens, cantando con canon en cada uno de los ocho tonos. Al final se celebra un servicio para recordar las almas de los benefactores y fundadores del monasterio con kolyva (trigo cocido con miel) el cual es bendecido y repartido entre todos.
(https://www.facebook.com/IglesiaOrtodoxaEcuador/posts/660054924070721/)

Oración a San Pantaleón para pedir sanaсión de un enfermo

Glorioso Médico San Pantaleón
tu toleraste con invencible fortaleza las adversidades de esta vida, 
y no sentiste temor ante los sufrimientos del cuerpo, acudo ante ti y deposito mi total confianza en tu corazón Grande y Generoso. 

Santo Mártir Pantaleón, tu que tantos milagros obraste,  que a tantos diste salud del cuerpo y alma,  posa tu mirada, manos y bendición sobre (Nombre) y Restitúyele la energía y la vitalidad, alivia y calma sus sufrimientos y dolores,
dale ánimos e infunde en él la esperanza, 
concédele espíritu de fortaleza y tesón
y haz que recobre la salud perdida. 

San Pantaleón Mártir, modelo de todas las virtudes 
que superaste todos los tormentos por amor al Señor, haz que (Nombre) supere sus dolencias y padecimientos, intercede por (Nombre) para que sea sanado. 

Señor, Tu que inflamaste con tu amor al joven médico San Pantaleón 
y le constituiste como nuestro Abogado y Protector, Tú que siempre recompensas a los que creen en Ti, escucha la oración de sus fieles devotos, y concédenos a quienes le honramos y confiamos en su poder ser atendidos favorablemente en lo que solicitamos y que cuanto pedimos en su nombre nos sea otorgado. 

Jesús, salud y luz del mundo, haz que nos abracemos a Tus enseñanzas
con toda el alma, a ejemplo de tu Mártir San Pantaleón, que tanto trabajó y luchó por el bienestar de los hombres; y Te rogamos que por nuestra fe en Tu misericordia
nos ayudes a extender las maravillas de Tus favores a nuestro alrededor y todo aquel que lo precisara. Amen.

Catecismo Ortodoxo 
http://catecismoortodoxo.blogspot.ca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *