Skip to content

Protección de la Madre de Dios sobre Buenos Aires

el ícono de Pokrov de la Madre de Dios » Vuelta al Mundo»

El 14 de Octubre celebramos la fiesta de la Protección de la Madre de Dios, conocida en el eslavo eclesiástico como Pokrov (Покровъ, «protección») y en griego como Skepê (Σκέπη), es una festividad de la Virgen María celebrada en la Iglesia Ortodoxa y en las Iglesias orientales católicas. La palabra rusa Pokrov, al igual que la griega Skepê, tiene dos significados. En primer lugar, se refiere al Manto de la Madre de Dios, pero también significa Su «protección» o «intercesión».

Metropolitano Hilarion

Los ciudadanos de Buenos Aires ya durante más que 7 meses tienen la bendición de la presencia en sus ciudad un ícono de Pokrov especial que se llama también » Vuelta al Mundo«, debido a que ha recorrido varios países. Ya estuvo en Rusia, Ucrania, Bielorusia, Grecia( Monte Athos), Italia, Turquía, Chipre, Israel ( Jerusalén ), Estados Unidos. A su paso va visitando todas las Iglesias Ortodoxas. El propósito de esta Peregrinación del mismo, es unir las oraciones de los cristianos ortodoxos, por la unidad de los mismos,  por su salvación y la del mundo entero,  invocando para esto, la Protección de la Madre de Dios. Pero el origen de este ícono tiene también un significado muy especial para nuestra Iglesia Rusa del Extranjero: fue escrito en el año 2017, en el décimo aniversario de la firma del acta de la comunión canónica entre la Iglesia Rusa Ortodoxa del Patriarcado de Moscú y la Iglesia Rusa Ortodoxa del Extranjero (ROCOR) y fue bendecido por el Primer Jerarca de la ROCOR, Su Eminencia Metropolitano Hilarion.

Así que en el principio el ícono significó la reconciliación canónica entre dos partes de la Iglesia Rusa,  y ahora se adquirió el significado más amplio por la unión de todos los cristianos ortodoxos del mundo.

El recorrido del ícono es llevado a cabo por la Fundación internacional «Bajo la Protección de la Virgen». En Febrero de este año la imagen «Vuelta al Mundo» fue traída a la capital de Argentina desde Los Ángeles por un serbio cuyo nombre es Alejandro. Cada iglesia de la ciudad recibió el ícono para oficiar delante de él liturgias y oficios con akatístos.

En nuestra catedral se juntaron casi todos los feligreses para rezar a la Madre de Dios delante de Su divina imagen. En breve íbamos a despedirnos con el ícono, lo planeaban llevar a África. Pero no se cumplieron esos planes. Providencialmente durante la pandemia el ícono se quedó en la tierra argentina y todavía lo tenemos en nuestra ciudad.

febrero de 2020

¡Santísima Madre de Dios, sálvanos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *