Skip to content

Iglesia de Pokrov en Paraguay

Nuestra Diócesis tiene su iglesia más antigua del Manto (Pokrov) de la Madre de Dios en la capital de Paraguay. Mañana la Parroquia celebra su fiesta parroquial. Publicamos un relato del sacerdote Igor Terentiev quien llegó para oficiar a esa preciosa iglesia en 2012.

En el centro histórico de la República del Paraguay, en la calle Nuestra Señora de la Asunción (Dormición de la Madre de Dios en español), se encuentra la Iglesia Ortodoxa Rusa de la Protección de la Santísima Madre de Dios. El templo llama la atención de los transeúntes con su estilo inusual, incluyendo la arquitectura Pskoviana moderna y antigua. Fue construida por emigrantes rusos en 1927. En el año 2012 la parroquia celebró el 85 aniversario de la consagración de la iglesia.

Volé a Asunción el 13 de abril de 2012. La parroquia había permanecido durante 25 años sin un sacerdote regular, así que fui enviado a la capital del Paraguay por la bendición de Su Santidad el Patriarca Kirill para servir bajo Su Gracia Obispo Juan de Caracas y América del Sur de la Iglesia Ortodoxa Rusa Fuera de Rusia, siendo clérigo de la Diócesis de Belgorod. Tenía sentimientos encontrados acerca de esto: la alegría por los servicios divinos pascuales, que se celebraban por primera vez en muchos años, pero también la tristeza al ver a la parroquia, que había disminuido mucho: la iglesia necesitaba renovaciones y un trabajo de pintura. El verde tropical estaba cubierto de vegetación. Pero sobre todo, no había comunidad cristiana, ni recursos monetarios para restablecer la parroquia.

En una ocasión fui enviado a una misión en la diócesis de Magadan. A lo largo de cuatro años de servicio allí, sentí como nunca antes el abismo de sufrimiento que el pueblo ruso había experimentado, sentí el frío aliento de Kolyma y vi los huesos humanos que fueron lavados junto con las pepitas de oro. ¿Cómo no entender los clérigos y los laicos de aquella época que se encontraban en América del Sur? Se trataba de personas nacidas y criadas en el Imperio Cristiano Cristiano Ortodoxo que se vieron obligadas a emigrar tras la revolución bolchevique. Muchos de ellos conservaron su amor por su patria perdida hasta el final de sus días, junto con un odio al Estado comunista. Estos sentimientos desgastan las páginas de periódicos y revistas emigrados que todavía se conservan en la pequeña biblioteca parroquial de Asunción, que fueron publicadas en Sudamérica durante esa época. Empecé a estudiar la cronología de la parroquia allí.

Crónicas

Así empezó todo: «Por iniciativa y invitación de N.F. Erne, en el apartamento del príncipe Yazon Tumanov, se reunió el 1 de agosto de 1926 una Asamblea General de Cristianos Ortodoxos Rusos que vivían en Asunción y en las provincias de la República del Paraguay…Había 31 personas en la asistencia…N.F. Erne abrió la reunión, después de leer la oración ‘Rey del Cielo’, y propuso elegir un Presidente de la Reunión y un Secretario. A.A. Kashirsky fue elegido presidente y G. Benoit el secretario

Nikolai Frantsevich Erne era una figura militar eminente. Mayor General del Ejército Ruso desde 1917, participó en la Primera Guerra Mundial, y en el Ejército Voluntario desde su creación. Luego fue ayudante en el cuartel general del comandante en jefe, más tarde llamado las Fuerzas Armadas del Sur de Rusia. Después de la evacuación de Crimea, él sirvió debajo del comandante en jefe en Sremsky Karlovci, Yugoslavia. En 1924, emigró a Paraguay, donde fue invitado a enseñar como profesor en la academia militar. Luchó en la Guerra del Chaco entre Paraguay y Bolivia, se convirtió en Teniente General del Ejército Paraguayo y en un representante de la Unión Militar Rusa en Paraguay. Él era el hermano del filósofo Vladimir Frantsevich Erne de la religión rusa. La reunión decidió establecer una iglesia ortodoxa en Asunción. A fin de encontrar financiación para la construcción, un comité de cuatro fue elegido: N.V. Bobrovsky, V.N. Pestrikov, N.M. Golubinsky y N.F. Erne sí mismo. Ellos decidieron pedir ayuda a los «propios» (se escribieron cartas al Metropolita Anthony [Khrapovitsky], Presidente del Sínodo de los Obispos de la Iglesia Ortodoxa Rusa fuera de Rusia, el Metropolitano Evlogy [Georgievsky], quien gobernó las parroquias ortodoxas rusas de Occidente Europa desde 1921, y Protopresbyter Konstantin Izrastsov, administrador de las parroquias de Sudamérica, y también sus «vecinos», árabes ortodoxos locales y serbios).

Por ejemplo, al Metropolitan Anthony se le pidió bendición para manifestar su plan «, de modo que en la lejana ciudad de Asunción, los cristianos ortodoxos escucharían el sonido de las campanas llamándolos a la Santa Iglesia», y también «ayudar con artículos de la iglesia tales como Como iconos, utensilios, vestimentas, libros y notas musicales «.

El Metropolitano Evlogy fue informado de que la colonia rusa en Asunción, que ya había crecido a 98 personas, tuvo una reunión y eligió un comité para aclarar qué posibilidades materiales podría haber e invitar a un sacerdote y establecer al menos algún espacio modesto Para servicios divinos. También se pidió a Vladyka que bendijera «por esta santa acción» y que concediera a la parroquia «vestimentas, utensilios e iconos de iglesia de la Iglesia Ortodoxa de Estocolmo, que habían sido cerrados por esa época, por iniciativa de K.N. Gulkevich, nuestro representante en la Liga de las Naciones en Ginebra«.

La próxima reunión se celebró alrededor de un mes y medio, el 26 de septiembre. Esta vez, la abrumadora mayoría decidió organizar la parroquia y establecer una iglesia. Ellos agradecieron a Izrastsov en una carta por donar un boleto para un sacerdote para viajar de Europa a Asunción. Ellos determinaron el nivel de compensación que se daría al sacerdote e instruyeron al consejo parroquial para invitar a uno. Nikolai Erne fue elegido por unanimidad director. Para ese momento, una respuesta llegó del Metropolitano Anthony. Protopresbyter Izrastsov fue encargado de proporcionar el consejo parroquial con ciertos artículos. «Un Santo Antimension debe ser enviado a la parroquia, si Izrastsov tiene uno disponible, y también registros métricos y formas«. Al mismo tiempo, el libro Acts of the All-Diaspora Consejo de la Iglesia Rusa de 1921, que incluye los estatutos que las parroquias deben adherirse a la organización de la vida de la iglesia.

El 5 de septiembre de 1927, una parte de la colonia rusa de Asunción, encabezada por su comité eclesiástico, se reunió con la archimandrita Pachomy «con pan y sal», el primer rector de la nueva parroquia. En el espacio temporal de la iglesia ubicado en la antigua «Casa Rusa», hicieron un servicio de gratitud, luego tomaron té. El 11 de septiembre se celebró la primera Divina Liturgia.

Construcción de la Iglesia

La iglesia fue construida de acuerdo con el diseño del talentoso ingeniero militar capitán Georgy Leonidovich Shmagailov, un inmigrante local que había construido la fortaleza de Grodna en la Rusia Imperial (1912-1915), la última construida antes de la Gran Guerra. El ingeniero N.A. Snarsky supervisó la construcción por su propia cuenta.

Finalmente, el 26 de octubre de 1928, la Iglesia de la Protección de la Santísima Madre de Dios fue consagrada por el P. Konstantin, junto con la Archicandrita Pachomy. Todas las formalidades fueron finalizadas: los estatutos fueron aprobados, y el príncipe Yazon Tumanov registró legalmente a la comunidad sobre la base de la ley paraguaya.

Las crónicas parroquiales señalan que «habitualmente hay entre 15 y 20 adoradores que asisten a los servicios divinos. Los servicios de fiestas y panikhidas para el difunto Emperador y Su Familia, y el General Wrangel, atrajeron a casi todos los ortodoxos rusos que vivían en Asunción. El Gran Viernes también asistieron casi todos los habitantes de la colonia yugoslava. En el curso de un año, 38 personas participaron de los Santos Dones, 4 fueron bautizados, 2 fueron casados.» Según testigos oculares, el coro de la iglesia cantó magníficamente.

Los documentos muestran que hubo dificultades financieras desde el principio; No había mucha gente, y los emigrados en general vivían mal. Las cuotas mensuales que apoyaban a la parroquia, obligatorias para todos los feligreses, se cobraban de acuerdo con su capacidad de pago, pero los pagos eran irregulares. El consejo de la parroquia, en noviembre de 1928, pidió a todos sus compatriotas para apoyar a su iglesia ortodoxa rusa con cuotas y donaciones, con el fin de preservar de cerrar o transferir a la propiedad de otros cristianos ortodoxos. Esta página fue la última antes de un hiato en los registros.

El Rector

De acuerdo con los archivos sobrevivientes, podemos rastrear la vida posterior de la parroquia. Estos documentos incluyen los libros métricos de 1928: bautismos, matrimonios, funerales, minutos del consejo de la parroquia, proyectos de ley. Y nuevos sacerdotes: P. Michael Klyarovsky, P. Porfiry Biryukov, P. Vasily Vakhromeev, P. Varlaam Vemlov y P. Alexei Yablochkov. Estos clérigos, que también dirigían servicios en la Iglesia de San Nicolás en Encarnación, la segunda ciudad más grande de Paraguay, y algunas otras comunidades ortodoxas que desaparecieron gradualmente, terminaron con el obispo Innokenty (Petrov, +1987). Su vida difícil merece una atención especial.

obispo Innokenty (Petrov)

Ivan Nikolaevich Petrov nació en Elaburg, Rusia, a la familia de un oficial. En el verano de 1918, el junker [cadete] de 16 años fue asignado a la división del General Voitsekhovsky, que fue el primero en entrar en la Casa Ipatiev. Ivan tomó un poco de yeso de las paredes que contenían la sangre de los Mártires Reales, y por el resto de su vida lo guardó en una bolsa alrededor de su cuello.

A principios de 1922, por su servicio en las batallas de los Urales, la Campaña Kolchak a través de Siberia y la gran batalla en Khabarovsk, fue elevado al rango de primer teniente, la Cruz Militar de San Jorge y la medalla «La Gran Campaña Siberiana,» Primer grado.

Más tarde ese otoño, Petrov huyó a Shangai desde Vladivostok, luego se unió al 1er Cuerpo de Cadetes Siberianos, y abordó un barco a Serbia. Allí, después de que el cuerpo fue disuelto en 1925, él sirvió por muchos años como ayudante al jefe del ferrocarril local, entonces en el Ministerio de comunicaciones.

En 1941, la orden vino a formar un nuevo cuerpo ruso, que lo dibujó para ensamblar las filas de muchos emigres rusos. Ivan Nikolaevich pasó la duración de la guerra en los Balcanes. En junio de 1948, Petrov se trasladó a Argentina, donde encontró empleo en una fábrica textil propiedad de un serbio. Siempre asistía a los servicios. Su celo y amor por la iglesia fue notado por el teólogo académico Arzobispo Afanasy (Martos) de Buenos Aires y Argentina-Paraguay, quien lo ordenó subdiácono. Después de estudiar teología, Petrov fue ordenado sacerdote en 1962.

El 25 de diciembre de 1967, fue nombrado rector de la Iglesia de Protección en Asunción y de la Iglesia de San Nicolás en Encarnación, convirtiéndose así en una figura destacada en Paraguay.

La Gaceta Rusa (No 133, 1978), anunció: «El ruso en Asunción goza de muy buenas relaciones con el gobierno local, encabezado por el General Alfredo Stressner, Presidente de Paraguay. Durante los funerales del general Andreev y el mayor Korsakov, el presidente del país y sus ministros asistieron a nuestros servicios religiosos, mientras que los miembros de las diversas ramas militares se encontraban en guardia honoraria en los ataúdes. El Protopriestano Ioann Petrov dirigió el funeral y el entierro en el cementerio, y gozó de gran estima entre la gente de la ciudad y su gobierno. Fue una gran tragedia que no hubiera candidatos para servir como clérigos para ayudar al P. Ioann, que permaneció como el único sacerdote ortodoxo en el país, que tenía cinco iglesias. Aunque el P. Ioann no era joven, y su salud débil, cumplió fervorosamente sus deberes pastorales, sin escatimar esfuerzos, visitando comunidades emigradas con sus miles de cristianos ortodoxos«.

El viudo padre Ioann fue tonsurado monje en 1982 y le dio el nombre de Innokenty. Un año más tarde fue elevado al rango de Obispo de Asunción, Vicario de la Diócesis Argentina. Tras la muerte de su mentor, Vladyka Afanasy, Vladyka Innokenty fue nombrado para gobernar la diócesis. Tres años más tarde fue diagnosticado con cancer, pero siguió llevando la vida de la iglesia en su diócesis amplia hasta su muerte el 23 de diciembre de 1987.

Renovación y Cisma

La edad de oro de la parroquia de Asunción fue de 1940 a 1960. Los rusos en Paraguay compartieron buenas relaciones. La Parroquia de Protección los unió a todos. En la década de 1940, se estableció la Asociación de Rusos Blancos. Al mismo tiempo, se creó un Comité de Damas, una biblioteca rusa, un coro y un teatro rusos. Reuniones y eventos sociales eran comunes. Hasta la década de 1960 la parroquia tenía muchos miembros y estaba bien establecido. Los feligreses mantenían la iglesia y apoyaban a su sacerdote. Por ejemplo, el Cuestionario Parroquial ROCOR de 1957 registra el hecho de que la Parroquia de Protección Santa constaba de 139 personas. Los domingos, había 50-60 personas en la asistencia, 100-120 en Navidad y unos 200 en Pascua. Durante el año 1957, 133 personas confesaron.

Pero gradualmente, debido a la asimilación, la comunidad rusa cambió. Los hijos de los primeros colonos se casarían con mujeres paraguayas. La lengua rusa fue perdida gradualmente. Las familias mixtas ruso-paraguayas preferían bautizar a sus hijos en la Iglesia Católica. La parroquia disminuyó rápidamente en número. Un golpe fue golpeado en 1987, cuando su último rector murió, y la parroquia fue dejada sin un pastor durante mucho tiempo. A fines de la década de 1990, un sacerdote ROCOR de Buenos Aires venía cada tres o cuatro meses.

Pero el golpe más duro fue la noticia inesperada de que el sacerdote que visitaría Asunción dejó a ROCOR en cisma junto con Agafangel (Pashkovsky), un autoproclamado «metropolitano» y «primer jerarca». Fue ex obispo de ROCOR, excomulgado por el Sínodo.

La firma del Acta de la Comunión Canónica entre la Iglesia Ortodoxa Rusa fuera de Rusia y la Iglesia Ortodoxa Rusa del Patriarcado de Moscú fue en 2007. La parroquia sólo escuchó esto, cuando en vísperas del Día de Rusia en Paraguay, celebrado en noviembre de 2008, llegó el archipreste Michael Boikov, Secretario de Su Eminencia el Metropolita Hilarión de América del Este y Nueva York. Él notificó al cónsul emérito de Rusia en Paraguay, Igor Fleisher, que él trajo una mesa portable del altar con él para realizar servicios divinos. El diplomático se sorprendió y recordó que hay una activa iglesia rusa en Asunción. El P. Miguel respondió: «Dejaron la Iglesia en el Extranjero, así que no podemos servir en su parroquia«. Esto sorprendió a los rusos de Paraguay. A iniciativa de Fleisher, la comunidad rusa envió al guardián de la parroquia una carta pidiendo que dejara de permitir que el sacerdote cismático sirviera en la iglesia. Como resultado, la parroquia fue devuelta a ROCOR.

La Iglesia Universal

Su Santidad el Patriarca Cirillo (con velas en su manos), Su Eminencia obispo Juan (el primer desde la derecha)

Un nuevo obispo fue nombrado para la diócesis el 20 de junio de 2008: el Santo Sínodo de los Obispos de la Iglesia Ortodoxa Rusa confirmó la candidatura de Hegumen Juan (Berzins) para la elevación a Obispo de Caracas y Sudamérica. Vladyka Juan visita regularmente las parroquias de su inmensa diócesis y, a través de la celebración de la Eucaristía y sus sermones archpastorales, cura pacientemente las heridas del cisma dentro del rebaño sudamericano.

Antes de ser nombrado rector de la parroquia de Asunción, Hegumen Varfolomey (Ovedio), paraguayo étnico de la Diócesis de Misiones del Patriarcado de Moscú de Argentina, visitaba regularmente. Mientras tanto, la iglesia y dos cementerios ortodoxos han sido tendidos de manera consistente por 30 años por el director, Sergei Vasilievich Kolenko, que emigró de Shanghai a Paraguay con sus padres, y de hecho recuerda a San Juan de Shanghai y San Francisco bastante bien.

Mi primer desafío en Asunción fue el restablecimiento de la vida litúrgica de los feligreses. En el curso de 56 años, desde 1957, la comunidad cristiana de Asunción encogió seis veces. ¿Podría lograrse algún éxito? Probablemente no mucho. Los servicios regulares se llevan a cabo, ya ha habido varios bautismos, matrimonios, servicios de santa unción y de necesidad. Varios miembros ancianos de la comunidad rusa también fueron vistos fuera al mundo siguiente.

Entonces ocurrió un milagro: se encontraron benefactores paraguayos que renovaron la iglesia, despejaron el territorio de la iglesia de sobrecrecimiento, y plantaron rosas y pinos. La iglesia repentinamente recuperó su sabor ruso. Convocamos una reunión parroquial y otros comités ejecutivos. Ya se ha reunido un pequeño grupo de cristianos.

Hoy en día, la comunidad ortodoxa en Asunción está compuesta por unas 30 personas, adultos y niños. En la Santa Pascua en 2013, unas 50 personas asistieron a los servicios. ¿Eso es mucho o no? La Iglesia de Cristo, según el Evangelio, existe aun cuando se reúnen dos o tres personas. ¿Hay una posibilidad de crecimiento? Sólo Dios sabe. Los descendientes de la antigua emigración se han disuelto en la vida paraguaya y, con rara excepción, se han convertido al catolicismo. Los nuevos emigrados a Paraguay de Rusia, de Ucrania o de Belarus son muy pocos en número. Es raro que un nuevo visitante asista a los servicios, algunos emigrados no van a la iglesia en absoluto.

La parroquia tiene un sabor internacional: incluye a rusos, ucranianos, bielorrusos, griegos, y una mujer macedonia incluso canta en el coro, y los búlgaros y los serbios visitan. También hay paraguayos étnicos. Las semillas de la ortodoxia han sido plantadas en suelo sudamericano y están dando frutos.

Sacerdote Igor Terentiev

Artículo en la página parroquial en Facebook

la Iglesia durante la visita del Patriarca Cirilo de Moscú y Toda Rusia en 2016
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *