Saltar al contenido

Santos médicos Cosme y Damián

Conmemorado el 1/14 de noviembre y el 1/14 de julio.

  Los santos Cosme y Damián eran nativos de Asia Menor. Su padre, un pagano, murió cuando aún eran niños pequeños. Su madre, Teodotia, crió a los hermanos en la piedad cristiana. El ejemplo de su madre y la lectura de los libros sagrados los preservó en la castidad de vida de acuerdo con el mandato del Señor, y Cosme y Damián se convirtieron en hombres justos y virtuosos.
  Formados y habiendo adquirido habilidades como médicos, adquirieron el don de la gracia del Espíritu Santo: curar con el poder de la oración las enfermedades de las personas, tanto del cuerpo como del alma, y ​​trataron incluso a los animales. Con ferviente amor tanto a Dios como al prójimo, los hermanos se lanzaron al servicio social. Por las enfermedades que los hermanos trataban, nunca cobraron, y observaron estrictamente el mandamiento de nuestro Señor Jesucristo: "De gracia recibisteis, dad a cambio de gracia" (Mt 10, 8). La fama de los santos Cosme y Damián se extendió por toda la región circundante, y la gente los llamó: no mercenarios.
  Una vez, los santos fueron llamados a ver a una mujer gravemente enferma, a quien todos los médicos se habían negado a tratar debido a su aparentemente desesperada condición. Por la fe Palladia (así era su nombre) y por la ferviente oración de los santos hermanos, el Señor curó la enfermedad mortal y ella se levantó de su cama perfectamente sana y dando alabanza a Dios. En agradecimiento por haber sido curada y queriendo que aceptaran un pequeño regalo de ella, Palladia se acercó en silencio a Damian. Ella le presentó tres huevos y le dijo: "Toma este pequeño regalo en el Nombre de la Santísima Trinidad creadora de la Vida: Padre, Hijo y Espíritu Santo". Al escuchar el Nombre de la Santísima Trinidad, el no mercenario no se atrevió a negarse.
  Cosmas, sin embargo, cuando se enteró de lo sucedido, se puso muy triste. Pensó que su hermano había roto su estricto voto. Y pronto se acercó el momento en que San Cosme debía expirar para el Señor. Al morir, dio las últimas instrucciones de que su hermano no debería ser enterrado junto a él. Al poco tiempo también murió San Damián. Todos quedaron muy perplejos donde debería estar la tumba de San Damián. Pero por voluntad de Dios ocurrió un milagro: llegó al pueblo un camello, que los santos habían tratado por su salvaje, y hablaba con voz humana diciendo - que no debían dudar en poner a Damián al lado de Cosme - porque era no por la recompensa de que Damián aceptó el regalo de la mujer, sino por el Nombre de Dios. Los venerables restos de los santos hermanos fueron enterrados juntos en Teremanea (Mesopotamia).
  Se obraron muchos milagros tras la muerte de los santos no mercenarios. Allí vivía en Theremanea, cerca de la iglesia de Cosme y Damián, un hombre llamado Malcho. Un día, al emprender un viaje lejano y dejar a su esposa sola por lo que sería mucho tiempo, la confió en oración a la protección celestial de los santos hermanos. Pero el enemigo de la raza humana, habiéndose apoderado de uno de los amigos de Malcho, planeó destruir a la mujer. Pasó un rato, y este hombre se acercó a ella en su casa y le dijo que lo había mandado Malchos, para llevársela. La mujer le creyó y le siguió. La llevó a un lugar solitario y quería abusar de ella y matarla. La mujer, al ver que el desastre la amenazaba, invocó a Dios con profunda fe. Entonces aparecieron dos hombres feroces, y el hombre astuto soltó a la mujer y se puso en fuga: ¡se cayó por un acantilado! Los hombres llevaron a la mujer a casa. En su propia casa, inclinándose profundamente ante ellos, preguntó: "¿Cómo te llaman? ¡Mis salvadores, a quienes estaré agradecido hasta el final de mis días!" "Somos los siervos de Cristo, Cosme y Damián" - respondieron y se hicieron invisibles. La mujer con temblor y alegría les contó a todos lo que había sucedido con ella, y glorificando a Dios, se acercó con lágrimas al icono de los santos hermanos y ofreció oraciones de agradecimiento por su liberación. Y desde ese momento los santos hermanos fueron venerados como protectores de la santidad e inviolabilidad del matrimonio cristiano, y como dadores de armonía a la vida conyugal. Y desde la antigüedad su veneración se extendió también a Rusia.

Fiente: https://www.holytrinityorthodox.com/calendar/los/November/01-01.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *