Homilía de Su Eminencia obispo Juan de Caracas y Sudamérica sobre el Séptimo Concilio Ecuménico y el Cuarto de la Iglesia Rusa en el Extranjero

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo! Amén.

 Queridos hermanos y hermanas, hoy la Iglesia ortodoxa celebra la memoria de los santos padres del Séptimo Concilio Ecuménico. El Primer Domingo de Gran Cuaresma celebramos el Triunfo de la Ortodoxia, cuando también celebramos este Concilio, pero como fiesta de la restauración de la veneración de los iconos. Y hoy celebramos la memoria de los propios santos padres, que participaron en este concilio y determinaron los dogmas de veneración de los iconos. Durante el año  eclesiástico, hay varias fiestas de este tipo, donde se conmemoran a los santos de diferentes concilios: el Primer Ecuménico, el Cuarto, los Primeros Seis, y así sucesivamente. Y todos se celebran el domingo y, por regla general, se cancela el oficio al santo que sería servido ese día. Esto es tan importante porque la Iglesia cree que debemos marcar la memoria de los santos padres de los concilios ecuménicos como una expresión de la Catolicidad de la Iglesia. Esto no es solo una especie de democracia, donde algunos parlamentarios  se reúnen para determinar algunas leyes nuevas. Pero aquí se reúnen los padres de la totalidad de la iglesia y definen la Enseñanza de la Iglesia. Es decir, no constituyen ningún dogma nuevo, sino que simplemente definen aquello en lo que la Iglesia siempre ha creído, pero aún no ha definido con palabras. San Vicente de Lerinsky en el siglo IV dice que en la Ortodoxia, la Catolicidad – es algo en lo que toda la iglesia siempre y en todas partes ha creído. Siempre  – significa que esto «no es algo nuevo», en todas partes -significa que esto no es una opinión privada o una tradición local, sino la Enseñanza Católica de la Iglesia. La Iglesia Ortodoxa por lo general no define estos temas antes de que se conviertan en controversiales. Cuando hay desorden en la Iglesia, cuando la gente discute, es necesario determinar dónde está la verdad.

Entonces, antes del Séptimo Concilio Ecuménico, la iconoclastia se enfureció. Pero entre los iconoclastas, no todos eran herejes fervientes. También hubo quienes creyeron sinceramente que así se debe honrar a Dios, es decir, sin imágenes. ¡Pero estaban equivocados! Antes de que el Concilio lo haya determinado, se puede tener una opinión que no coincide con la enseñanza de la iglesia, una opinión errónea. Esto no es cierto, pero esto es solo un error, es decir, aún no es una herejía. La herejía es cuando la Iglesia ya ha determinado, y una persona va en contra de la Enseñanza Católica de la Iglesia.

Entonces, hoy vemos que en 2006 tuvimos el IV Concilio de toda la  Iglesia Rusa en el Extranjero . Todos estaban entonces preocupados por cómo debería ser nuestra relación con Moscú ahora que Rusia es libre.  Entonces, ya existía la posibilidad física para tener comunicación. Y no convocamos un Concilio Ecuménico, ni siquiera un Concilio Local, sino un Concilio de toda la Iglesia en el Extranjero. Todos se reunieron y la opinión conciliar fue que ya deberíamos tener plena comunión canónica con la Iglesia Rusa. Y a través de la plenitud de la Iglesia Rusa con la Iglesia Universal. Fue una determinación del Concilio una decisión del Concilio. Aunque hubo opiniones diferentes,  pero como la Iglesia ya no expreso  su propia opinión, sino su Enseñanza, su Camino, entonces nosotros, como hijos fieles de la Iglesia, debemos aceptarla.  Incluso si la opinión personal era diferente antes, significa que era una opinión errónea y no hay necesidad de defender la suya.

Desafortunadamente, hubo miembros del rebaño en América del Sur que defendieron  lo suyo. Piensan y dicen que continúan con las viejas costumbres. Pero esto no es así. Ellos rechazaron la Catolicidad de la Iglesia, el camino católico de la Iglesia, y siguieron su propio malcamino.

 Siempre debemos estar en el seno de la Santa Iglesia Católica Apostólica, como se dice en el Credo. Porque sin esto no hay salvación. Es maravilloso tener su propia opinión, pero por encima de nuestro pensamiento está la Enseñanza de la Iglesia de Cristo. Y solo allí encontraremos la salvación.

Traducido del idioma ruso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *